Inicio » Educación

La autoridad positiva ante los hijos

8 septiembre 2008 Un Comentario

Como padres tenemos la posibilidad y capacidad para educar a nuestros hijos, habrá ocasiones especiales en que podríamos necesitar ayuda. Esta no nos llega por mandato divino, sino que nosotros mismos la formamos.
Debemos enseñar con claridad cosas sencillas. Al pequeño no le interesa que le digas: “pórtate bien” o “come bien”. Para el o ella estas instrucciones son solo palabras.
En este caso, lo que hay que hacer es dar instrucciones precisas de como comer, como comportarse o como dirigirse hacia las otras personas, etc., con amor, pero con mucha firmeza. Debemos otorgarle al pequeño tiempo de aprender. Una vez que hemos dado las instrucciones concretas y clara las primeras veces que las pone en práctica, necesita atención y apoyo mediante ayudas verbales y físicas, si es necesario. Posiblemente las instrucciones que le demos no sean nuevas para él o ella pero necesitarán de nuestra ayuda y práctica para poder llevarlas acabo.

El ejemplo. Debemos practicar hábitos y valores en nuestro hogar. Un ejemplo de hábitos podría ser el cepillado de dientes; darnos el tiempo, ¿Por qué no? de cepillarnos los dientes juntos, así ellos reforzarán este hábito aprendido en la guardería. Un ejemplo de algún valor sería ser corteses con los demás, el simple hecho que ellos nos escuchen decir “Gracias” lo toman como ejemplo y la palabra la tendrán muy presente. Muchas veces exigimos al pequeño cosas sencillas que nosotros no solemos poner en práctica.

Cuidado con los gritos. Los niños son excelentes para hacernos perder los estribos la tranquilidad y la paciencia a los papás. El perder la paciencia nos hace elevar nuestro tono de voz, sin darnos cuenta al mismo tiempo que va acompañado de palabras que pueden herir a nuestros niños al grado de llevar a la violencia verbal y marcar al niño en un futuro. También recuerda que los niños se acostumbran a todo, entre más gritos des, le será muy familiar y terminará no haciéndote caso.

Ser coherentes en nuestras palabras y acciones. Si “Juanito” fue obediente y crees que debe ser premiado, hazlo, por el contrario si te ha desobedecido debes marcarle límites porque llegará a tomarte la medida y sabrá que no cumples lo que prometes. Pero recuerda que estas limitaciones deben de ser de acuerdo a su edad y reforzar su conducta, con amor y paciencia, jamás dañando la autoestima de tu hijo.
Coherencia entre papá y mamá. Si tu esposo(a) le dice a su hijo que no brinque en la cama porque puede caer y tu esposo(a) sabiendo que es peligroso te dice
:”Ay déjalo, al fin que nada mas es un ratito”, es una manera de darle a entender al pequeño que su papá o mamá no tiene autoridad ante el otro y no le obedecerá más.
Recuerda que la enseñanza es mostrarles la autoridad como padres a los niños y no la tiranía. Nadie es perfecto y los papás tampoco; el saber reconocer tus errores ante tus hijos hablará muy bien de ti, y le dará seguridad a tu hijo de poder elegir por el mismo aunque pueda equivocarse, sabrá que puede corregirse. Todo esto marcado con buen ejemplo, palabras con amor y firme paciencia.


Un Comentario »

  • BETZABE dice:

    HOLA BUENOS DIAS¡¡ GRACIAS POR TODOS SU INFORMACION ACERCA DE LAS ACTITUDES QUE DEBEMOS DE TENER HACIA NUESTROS HIJOS, Y TAMBIEN AGRADEZCO INFINITAMENTE EL SERVICIO DE CUIDADO DE MI HIJO. LA VERDAD ADMIRO MUCHO ALAS MAESTRAS YA QUE SU LABOR ES TEDIOSO Y SIN EMBARGO LO HACEN CON MUCHO AMOR Y DEDICACION¡¡¡ GRACIAS A TODO SU PERSONAL ALTAMENTE CAPACITADO¡¡ LA VERDAD, ESTOY MUY CONTENTA Y SOBRE TODO A GUSTO CON SU SERVICIO

    QUE DIOS LOS BENDIGA HOY Y SIEMPRE ¡¡¡
    CHAUSITO