Inicio » Educación

¡Fuego!

22 octubre 2008 2 Comentarios

Ayer por la noche tuve visita en casa, y como buena anfitriona que soy les ofrecí de cenar. Unas ricas dobladas de queso fresco y frijoles con chorizo acompañadas con carne de pavo y refresco fue la cena. Por poco, un incidente iba a evitar la velada que tendríamos, y todo por un descuido mío. Al empezar a calentar las tortillas me di cuenta que un solo comal no sería suficiente para terminar rápido con las tortillas, así que saqué el comal doble; al prender la hornilla trasera de la estufa no me fijé, y todo por la prisa, que había dejado cerca el trapo para limpiar la mesa, comenzó a prenderse y tan rápido se propagó que un pedazo de tela se desprendió y cayó sobre el bote de basura que esta por un lado, como tenía bolsa se prendió rápido, total que mi cocina se veía muy iluminada con la luz que proyectaba la tela y el bote prendidos. Pero ahí no paró, pues al querer apagar el pedazo de tela lo tomé pero sentí que me iba a quemar la mano y lo solté y al soltarlo, ¿Qué creen?, pues sí, me cayó en el pie y ahí me tienen bailando zapateado para poder zafarme la tela incendiada en mi pie. El cuadro fue muy chistoso, pero el intenso ardor se hacía presente cuando se me fue bajando la adrenalina. Lo mejor de todo fue que mi hija no estaba ahí y es que los accidentes están a la orden del día y por una centésima de segundo los descuidos pueden ser fatales.

Un niño puede quemarse hasta por lavarse las manos con agua demasiado caliente, hasta con derramarse un café, ya que su piel es mas delgada y sensible que un adulto. Las quemaduras y escaldaduras con líquidos calientes y vapor son los accidentes más comunes ocurridos en el hogar. También está el contacto con objetos calientes, como son: Estufas, planchas y rizadores de cabello. Las quemaduras por ingesta de químicos, productos para limpiar cañerías, pilas de relojes y blanqueadores; y las quemaduras por la electricidad.

Las quemaduras se clasifican por primero, segundo y tercer grado, dependiendo de la gravedad y el daño provocado en la piel. Cualquiera de estas clasificaciones debe atenderse de inmediato para reducir el daño de la zona quemada.
Las quemaduras de primer grado son las más leves y son solo en la superficie de la piel.
Las de segundo grado: Son graves y afectan las capas inferiores de la piel.
Las de tercer grado: Son gravísimas y no solo afectan todas las capas de la piel, también el tejido subyacente.

Para prevenir las quemaduras, en general:
• Mantenga cerillos, químicos y veladores lejos de los niños.
• Coloque tapas de seguridad en las clavijas de electricidad
• Deshágase de objetos de electricidad con cables pelados y viejos
• No fume dentro de su casa y menos en su cama

En la cocina:
• Coloque las asas de olla y sartenes hacia atrás de la estufa
• Evite los manteles individuales grandes, los niños pueden alcanzarlo y halarlo, provoca que se le derrame algo caliente en él o ella.
• Mantenga fuera del alcance de los niños las bebidas y líquidos calientes
• Bloquee el acceso al horno siempre que pueda
• Nunca permita que un niño use andador en la cocina
• Nunca tome bebidas y sopas calientes con un niño en sus piernas
• Nunca cargue a un bebé o un niño cuando se encuentre cocinando.

Y por último: Retire la silla del bebé de su coche, ya que con el sol se calientan los plásticos que contiene y el metal del cinto puede a llegar a quemar su piel.

2 Comentarios »

  • maria victoria cabriales dice:

    hola muy buen comentario que nos ayuda a prevenir accidentes en el hogar, auque uno siempre piense que a nosotros no nos puede pasar, pero la realidad nadie estamos libres del peligro de lo accidentes teniendo niños en casa.

  • Silvia dice:

    Sí! a veces es muy peligroso trabajar en la cocina y por andar a las prisas pasan esos detalles.
    saludos